Evidencia científica de la Sanación Reconectiva

20:22:00 Aura K-line, Sanación & Coaching de Vida 0 Comments

¿Campo energético?, ¿Qué es eso?, ¿Cómo me vas a sanar sin siquiera tocarme?...


Esas son algunas de las preguntas que las personas se hacen, porque estamos habituados a una medicina palpable que, sin embargo, sabemos que causan efectos secundario así como tampoco trata la sanación (el origen de la enfermedad), sino que los síntomas puntuales.

No obstante lo anterior, hoy en día, tanto la medicina tradicional como también la comunidad científica está volcándose cada vez más al estudio de los resultados obtenidos en “medicina alternativa o complementaria”, como por ejemplo el trabajo energético. Muchas de estas terapias se remontan hace miles de años.
Actualmente la ciencia cuenta con una mejor tecnología, que ha permitido medir y validar lo que hasta hace unos años se consideraba que no existía.

Bases científicas de la Medicina Energética

¿Sabían que el ser humano cuenta con billones de células, y cada una de las 37 billones de células del cuerpo efectúan más de 100.000 reacciones bioquímicas por segundo  y la medicina tradicional aún no nos ofrece ninguna explicación que haga posible esta maravillosa coordinación?. Ahora bien, algunos científicos de diversas disciplinas incluyendo físicos, biólogos y neurólogos, han encontrado que es en el “Campo energético” del cuerpo donde se almacena y transmite información a los genes, neuronas y otros mecanismos gobernantes del cuerpo humano.

La Medicina  Energética se sustenta en base a  avances científicos,  que demuestran que las enfermedades son el resultado de  disturbios o desequilibrios en la energía del cuerpo humano.

​En el siglo pasado el concepto bioquímico de todos los procesos de la vida son de naturaleza química.​ Sin embargo, en la actualidad se ha demostrado científicamente que  los procesos de la vida son de “NATURALEZA ELECTROMAGNETICA”.

Se ha demostrado a través de una cámara especial que registra biofotones en el rango espectral de 200 a 800 nanómetros,  muestra que cuando los meridianos de nuestro cuerpo  son estimulados generan luz a lo largo de los canales energéticos. Una interrupción en el flujo de energía que circula por los canales energéticos, impacta directamente en los procesos biológicos de nuestro cuerpo. Existe abundante evidencia empírica que muestra que la interrupción en un canal energético precede y predice enfermedades en órganos específicos relacionados con ese canal energético.

El doctor Zheng Rongliang, de la universidad de Lanzhou (China), midió la energía (llamada “Qi” o “Ch’i”) irradiada del cuerpo humano mediante un detector biológico formado por la nerviación de una hoja conectado a un dispositivo que mide la luz de baja intensidad llamado de fotocuanto. El estudio se realizó a un maestro de qigong midiendo las emanaciones del campo energético. Como resultado de sus estudios demostró que el sistema detector responde a la radiación en forma de impulso.
En el Instituto Nuclear Atómico de Academia Sínica, en Shanghai, se demostró que parte de las emanaciones de fuerza vital de los maestros de qigong parece tener una onda sónica de muy baja frecuencia que se presenta como una onda portadora. En algunos casos, también se detectó la energía “Qi” como flujo de micropartículas, con un tamaño de unas 60 micras de diámetro y una velocidad de unos 20-50 cm/seg.

Un grupo de científicos soviéticos del Instituto de Bioinformación de A.S. Popow anunció el descubrimiento sobre organismos vivos que emiten vibraciones de energía a una frecuencia de entre 300 y 2.000 nanómetros. Los científicos soviéticos denominaron a dicha energía biocampo o bioplasma (Aura). Estos hallazgos han sido confirmados por la Academia de Ciencias Médicas de Moscú y están ratificados por las investigaciones realizadas en Inglaterra, los Países Bajos, Alemania y Polonia.

En 1980, el Dr. John Zimmerman realizó una serie de estudios sobre el “toque terapéutico”, para lo cual utilizó un magnetómetro SQUID. El estudio lo efectuó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, en Denver. Se descubrió que un enorme campo biomagnético pulsante emanaba de las manos de un practicante de toque terapéutico. La frecuencia no era estable, sino “barría” sobre un segmento de 0,3 a 30 Hz (ciclos por segundo), mayoritariamente la actividad se concentró alrededor de 7 – 8 Hz .Las pulsaciones biomagnéticas de las manos están en la misma frecuencia que las ondas cerebrales. Los estudios científicos de las frecuencias necesarias para la curación indican que las ondas cerebrales “barren” constantemente todo el segmento de frecuencias terapéuticas, estimulando de esta manera la sanación en todo el cuerpo humano. La confirmación de los descubrimientos de Zimmerman ocurrió en 1992 cuando Seto y sus colegas, en Japón, estudiaron a practicantes de distintas artes marciales y de otros métodos de curación. La emisión de “Ki” de sus manos era tan potente que se podía medir con un simple magnetómetro que consistía en dos electroimanes de solamente 80.000 vueltas de hilo. Después, los estudios sobre los practicantes de Chi Kung, se centraron en los campos sonoros, de luz y térmicos emitidos por los “curanderos – terapeutas”. Lo que es particularmente interesante es que la frecuencia de la pulsación varía de un momento a otro. Asimismo, los investigadores médicos que desarrollan las terapias de campos magnéticos pulsantes, encuentran que esta misma frecuencia es eficaz para desencadenar el proceso de “curación espontánea” de muchas enfermedades, inclusive para pacientes enfermos desde hace más de 40 años. Frecuencias específicas estimulan el crecimiento de nervios, de huesos, de piel, de capilares y de ligamentos… ¿lo sabían?


MITO
​Los genes y el ADN controlan nuestra biología.​

​​​REALIDAD
​La CIENCIA ha demostrado que el ADN es controlado por señales de energía que provienen del exterior de las células y que es la energía la que determina los procesos fisiológicos.​



TERAPIA
​Estos campos energéticos, curiosamente se corresponden con los sistemas de energía descritos en las tradiciones curativas de otras culturas. En concreto nuestros ancestros se refirieron a ellos como el Aura (BIOCAMPO), los Chakras (CAMPOS ENERGETICOS LOCALES) y los Meridianos (CANALES ENERGETICOS), los cuales han encontrado apoyo empírico en los laboratorios modernos confirmando su existencia e impacto en la Salud.

En Aura K-line te ayudamos a restaurar tu equilibrio y por ende tu salud… ¿entonces?, ¿para qué esperar si la solución está a tu disposición?. Escríbenos aquí o llámanos/whatsapp a: ó +56945066442.

You Might Also Like